Belleza

Cosmética Post Vacacional

Nada puede opacar la alegría y felicidad que se viven durante el período de vacaciones. El mar, las montañas, la pileta, el sol, todo deja una huella en nuestro cabello o en la piel, sin embargo habrá tiempo de recuperar la belleza, para contrarrestar el mal humor que puede presentarse al volver al período laboral.
También puede ser un buen momento para generar un cambio de hábitos, para procurar que estos cuidados no sólo permitan devolver el brillo y la elasticidad de la piel sino que mejoremos nuestro aspecto respecto al momento previo a las vacaciones.
Una popular fantasía se basa en querer conservar el bronceado por más tiempo, rechazando todo producto que pueda “atentar” en contra y blanquear el tan ansiado color adquirido.
En primer lugar, de nada sirve lucir la piel dorada si su aspecto es acartonado y seco, pero lo más importante es comprender que la hidratación y la limpieza no afectarán los tiempos en que se aclare la piel.
La alternativa para meses lejos de la exposición a la radiación solar es el uso de autobronceantes, más seguros y sanos.
Muchas mujeres aprovechan esta oportunidad para realizar un cambio de look, todo vale a la hora de prevenir la depresión pos vacacional.
 
El cabello requiere un tratamiento con shampoo y acondicionador con agentes - antioxidantes y un pH adecuado y la aplicación de baños de crema o máscaras para recobrar la lozanía del mismo.
El sol actúa como un agente de oxidación y es común que el cabello se aclare durante el período de exposición solar. Es por ello que dentro de los cuidados posteriores a las vacaciones la tintura juegue un papel fundamental.
 
La clave para el tratamiento de la piel es respetar 4 pasos básicos: 1-limpieza, 2-exfoliación. 3- tonificación y 4- corrección con cremas humectantes y antioxidantes. Las más osadas utilizarán máscaras para lograr un efecto más profundo.
A nivel corporal, también se pueden seleccionar productos específicos.
 Este plan permitirá recuperar el daño ocasionado por el sol y también corregir pequeñas arrugas, manchas, tonicidad brindando un aspecto más juvenil.
 
La limpieza de la piel requiere el uso de productos emolientes y depurativos, como una leche de limpieza que no deje residuo graso. Permite eliminar el maquillaje y la polución que afecta la superficie epidérmica. Se enjuaga con agua.
 
El paso de exfoliación se realiza para lograr afinar la piel y estimular la renovación epitelial. La acción de los exfoliantes físicos potencia el efecto benéfico del producto de corrección. Se realiza 2 veces por semana.
 
La tonificación permite descongestionar la piel y recuperar el pH óptimo de la misma para su mejor funcionamiento. Se brumiza con lociones con extractos naturales, como el tilo, te verde, caléndula y manzanilla.
 
Para mejorar la piel se utilizan cremas hidratantes y antioxidantes.


 
 
 
NOTAS RELACIONADOS

El Boom de los Iluminadores

Un camino para iluminar la piel

HUERTAS URBANAS

LA VUELTA A LO BÁSICO

NUTRICOSMÉTICA

DE LA HUERTA A LA PIEL