Piel

EL COMPLEJO MUNDO DE LA PIEL SENSIBLE

Nació mi hija, una hermosa beba. Un poeta la hubiese pintado como una niña blanca como la nieve, con sus mejillas rosadas, tan rosadas que parecían frutillas nacaradas, los labios rojos carmesí. Completaba su armónica imagen los rizos dorados de su cabello que hacían recordar a Shirley Temple.
Todo ese romanticismo culminaba cuando observaba que el eritema aumentaba, tenía una leve descamación y la temperatura local se incrementaba. Según los libros de dermatología esa característica responde  al patrón de una piel sensible.
Por problemas culturales o simplemente por desconocimiento  se banaliza la observación  de los síntomas de la piel sensible. Es importante comprender que no se trata simplemente de “piel con rojeces”. Dentro del tejido, muchos cambios metabólicos afectan la fisiología de la piel y llega a provocar lesiones que dejarán señales irreversibles.
Causas
La piel sensible es un síndrome etiológicamente multifactorial, en que la hiperrreactividad puede deberse a factores genéticos, pero la manifestación puede deberse a factores externos o internos.
·        Factores externos
La causa más frecuente que acusa sensibilización de la piel es el uso de productos cosméticos inadecuados, Otros factores pueden ser alimentos o productos de limpieza para el hogar.
Dentro de los cosméticos es frecuente la reacción al retinol, butilenglicol, surfactantes, esencias aromáticas, extracto de aloe vera, urea, etc.
 
 
·        Factores ambientales
El frio, el calor, el ambiente seco, el aire acondicionado, la polución, el smog pueden causar sensibilidad localizada. Es muy frecuente observar la descamación y prurito en manos, labios y mejillas en días de frío extremo.
En ambientes laborales con presencia de vapores o sustancias químicas en alta concentración, sectores donde manipulan productos deshidratantes como el yeso o el cemento, en espacios gourmet donde el calor cercano a manos y rostro, pueden actuar como factores desencadenantes.
Otras conductas como el consumo de infusiones, cigarrillo, sustancias picantes, duchas excesivas también pueden concluir en una piel sensible.
 
Deportistas que pasan muchas horas en actividad aeróbica pueden presentar prurito en zonas de alta transpiración y rozamiento.
 
 
·        Factores intrínsecos
Muchas de las causas pueden ser identificadas por problemas asociados a otras características de la piel peexistentes a la manifestación de la piel sensible. Entre ellas se puede mencionar a desordenes hormonales, psoriasis, dermatitis, acné, rosácea.  No está determinado si la manifestación de los signos de piel sensibles es parte del proceso dermatológico diagnosticado o existe una asociación entre la enfermedad y el síndrome autónomo de la piel sensible.
En la observación podemos describir los signos de piel sensible en pieles seborreicas, deshidratadas, normales o mixtas con o sin patologías de base.
 
·        Factores emocionales
El estrés puede desencadenar reacciones que se reflejen en el aspecto de la piel. Situaciones de incomodidad, emociones fuertes, depresión, inestabilidad psicológica crónica, neurosis y síndrome bipolar entre otros.
Manifestaciones clínicas
La piel sensible se caracteriza por señales que dependen de la evaluación subjetiva y del grado de tolerancia que manifiesten de estos signos.
Se observa la piel tirante, con eccema, prurito y falta de elasticidad.
Se desarrolla en el rostro, aunque también puede observarse en manos, cuero cabelludo y pies.
Se observa con más facilidad y frecuencia en pieles con fototipo 1 aunque pueden observarse en otros fototipos cutáneos.
Durante un tratamiento cosmético se puede presentar como una manifestación desmedida de enrojecimiento simplemente con el rozamiento de la piel con las manos del profesional.
 
Consecuencias
 
·         Se afecta la función de la barrera cutánea, protección natural de la piel, presenta pérdida de agua y mayor penetración de partículas irritantes.
·         Susceptibilidad,  rubor, enrojecimiento
·         Aumento de la temperatura local
·         Disminución de los esfingolípidos
·         Aumento de la actividad de la glándula sudorípara
·         Inervación epidérmica aumentada
·         Se generan moléculas proinflamatorias que producen ruptura de fibras, superproducción de radicales libres que afectan el tejido de manera inmediata y a largo plazo.
 
Mecanismos internos de la inflamación
 
Muchos estudios científicos abordaron el tema con distintas miradas.
Un estudio reciente ha identificado el gen que se expresa cuando una sustancia representa un desencadenante de hiperrreactividad de la piel.
Este factor puede ser intrínseco, extrínseco o psicológico pero la respuesta será similar.
En el código genético del queratinocito  (célula epitelial) se encuentra el Gen AP1, que se activa para dar una respuesta inflamatoria en la piel.
Cuando se activa este gen se desencadenan reacciones que llevan a la célula a producir interleukinas, enzimas que provocan la ruptura del colágeno, la elastina y el ácido hialurónico, metaloproteinasas causantes del deterioro de la matriz extracelular y factores pro apoptóticos que inciden en la degradación de la membrana celular.
Estas manifestaciones no son perceptibles a simple vista, la inflamación sólo se observa por el grado de tirantez de la piel, pero con la continua agresión al tejido con el tiempo la ruptura de las fibras dará lugar a arrugas y flaccidez notoria.
El conocimento del mecanismo de acción de la interacción del “alérgeno” con la piel permite desarrollar materias primas que neutralicen el efecto.
Investigadores encontraron un antagonista del Gen AP1 para frenar el ciclo inflamatorio. Hoy es un activo que se utiliza en cosmética.
NOTAS RELACIONADOS

EL COMPLEJO MUNDO DE LA PIEL SENSIBLE

Cómo se detecta una piel sensible?

PRODUCTOS MULTIFUNCIONALES

El éxito como respuesta a la necesidad