Belleza

EL ÁCIDO HIALURÓNICO

Ácido hialurónico
 
¿Qué es el ácido hialurónico?
 
El ácido hialurónico es una molécula que forma parte de la sustancia fundamental de la piel, de su concentración depende en gran medida el grado de hidratación de la misma.
Para poder comprender su función podríamos imaginar el polvo de la gelatina, cuando le incorporamos agua puede retenerla en su estructura y evitar que se pierda con facilidad. De este modo sustancias como el ácido hialurónico atrapan las moléculas de agua y limitan su pérdida a través de la piel.
La piel sintetiza  esta sustancia para mantener aglutinada el agua y de este modo asegurar la hidratación necesaria para el buen funcionamiento del tejido.
A medida que el tiempo pasa nuestras células disminuyen su producción, fabrican menos ácido hialurónico y comienzan los signos de sequedad en la piel.
La cosmética intenta compensar la pérdida de la concentración fisiológica del hialurónico incorporando esta partícula en las fórmulas.
 
¿Cuándo se comenzó a utilizar en la cosmética?

Desde los comienzos de la fabricación de productos de belleza el ácido hialurónico se constituyó en uno de los ingredientes favoritos para cremas y sueros humectantes.
El ácido hialurónico se obtenía de una fuente animal, más allá de las cuestiones éticas el inconveniente residía en que podía estar contaminado con otras proteínas que causaban reacciones alérgicas. En la actualidad se obtiene de manera sintética, biotecnológica que asegura su pureza y calidad.
 
¿Cómo actúa?
 
El ácido hialurónico tiene imbibición en las primeras capas de la epidermis y “atrapa” el agua evitando que se pierda.
La modificación en la humectación de la piel permite mejorar el funcionamiento de las células mejorando la luminosidad y elasticidad del cutis.
 
¿Dónde resulta óptima su aplicación?


Si bien hay distintos tipos de arrugas, arrugas gestuales, arrugas metabólicas, arrugas por deshidratación, arrugas por fotoenvejecimiento, etc, todas tienen en común la disminución de la actividad normal de las células. La humectación beneficia la actividad celular y con ello la recuperación del tejido.


¿Cómo debe administrarse para su mayor penetración en la piel?
 
En cosmética su acción es humectante, como buscamos una mejor imbibición en el tejido cuanto más pequeña es la molécula mejor, sin embargo hay “sistemas” que ayudan a aumentar la rapidez de ingreso de la molécula al tejido. Entre estos sistemas se encuentran los liposomas, las microesponjas, nanolípidos, etc.

¿Es aconsejable usarlo de noche o de día o ambos?
 
Se puede utilizar en cualquier momento del día.
El ácido hialurónico no es fotosensibilizante, puede ser utilizado antes de la exposición solar.

¿Existen fórmulas multifunción que lo suman en su composición, resulta
igualmente eficaz al estar mezclado con otros componentes?
 
En la formulación se elijen componentes que sean sinérgicos con esta molécula, depende de la acción que el producto promete puede estar acompañado de antioxidantes, blanqueadores, descongestivos, etc.

¿Existe alguna contraindicación para su uso?
 
Si bien el ácido hialurónico es hipoalergénico pueden encontrarse personas con pieles reactivas frente a esta molécula, no posee ninguna otra contraindicación.

¿Se lo puede aplicar en rellenos faciales?
 
Los rellenos faciales se realizan con productos médicos no cosméticos. En este sentido sólo el profesional médico puede evaluar y aplicar el producto.
 
¿Qué estudia hoy la ciencia con respecto a este ácido? Qué veremos
respecto a el en el futuro?
 
La ciencia cosmética le brinda al ácido hialurónico un lugar de privilegio en las formulaciones. El desafío es buscar maneras de incorporar la molécula de manera más efectiva y rápida. Puede ser unida a lípidos, a silicio, en microtúbulos, liposomas de obtener vectores que aporten más estabilidad del hialurónico en el producto.




 
NOTAS RELACIONADOS

Piel estresada

Icono Tips #PorPaula

ALIADOS NOCTURNOS

NUTRICOSMÉTICA

DE LA HUERTA A LA PIEL